Nápoles

Llegué al medio día, por suerte una mujer en el tren me dijo en qué parada me convenía bajar porque el hostel estaba muy cerca de una de las paradas, pero lejos de la estación central y muy lejos del centro.

Dejé las mochilas y me fui pensando en recorrer el centro, pero cambié de opinión y me tomé un tren y me fui a conocer Pompeya. Fui a ver las ruinas, es muy impresionante porque es una ciudad fantasma (como las que dejo el Carlos Saúl cuando desaparecieron los trenes de Argentina) pero de 2500 años de antigüedad, que llegó a tener 20000 personas viviendo ahí, hasta que el Vesubio erupcionó. Hay un montón de casas en buen estado, hay gente que quedó petrificada, hay dibujos que dejaron en las paredes. También en una pared se ve un falo, que lo dibujaban en las puertas como tributo al Dios de la fertilidad y era común que usaron eso como collares para que sirvieran de amuleto (todo eso y algunas otras giladas escuchaba de los guías que le explicaban a la gente). Este es otro lugar donde hay que venir con un guía para poder entender qué estás viendo y la importancia de las cosas. Todo eso que veía me parecía muy interesante, lastima que en todos lados hacía tanto calor y nunca se nublaba así que pasaba bastante calor. Podrían jugarse y techar los monumentos esos para el turismo de verano. ¿O no da? Acá les dejo info de los tickets:  http://www.pompeiisites.org/Sezione.jsp?titolo=TICKETS+AND+INFO&idSezione=6786

OLYMPUS DIGITAL CAMERA
Ruinas de Pompeya

 

Después me volví para pasear por Nápoles, una ciudad que no parece europea. Tienen todo para ser una ciudad hermosa, tienen montaña, ríos, puerto, una arquitectura hermosa, pero la ciudad era un asco, supongo que por culpa de la gente y de los políticos que le dieron la concesión de la basura a la mafia. Cuando estuve hacía varias semanas que el gremio de los basureros estaba de huelga, así que se veían montañas de bolsas de consorcio tiradas en las esquinas. Además de la mugre que había en las calles, el tráfico era un desastre. Estaban arreglando algunas calles así que muchas esquinas estaban cortadas, muchos semáforos estaban titilando, y a los que funcionaban nadie les daba bola.

Al margen de eso fui hasta la catedral. En esta iglesia a D10s lo hicieron distinto, es más gordito, petiso y el pelo lo tiene más corto y con rulos grandes. Jeje, es imposible no hacer una referencia al Diego cuando se habla de Nápoles. Fui a comprar un agua a un lugar y me preguntaron de dónde era y cuando les dije que de Argentina me dijo el tipo “Mi casa es tu casa”.

Hablando del Diego me acordé de comentarles algo. En Florencia vi un tapado de piel para hombre que costaba 17000 euros. Qué tendrá que ver con el Diego dirán ustedes?? Que es el único que se me ocurrió que podría usar una cosa así.

Si las chicas se preguntan por la ropa europea, les cuento que en París vi un vestidito blanco que salía 25000. ¿Se imaginan en un casamiento y que alguien les tire el fernet encima?

Después de la catedral fui caminando hasta el Castel Nuovo y de golpe estaba en la costa y de paso vi el puerto y averigüé para ir al día siguiente a Sorrento. En Nápoles no hay playas, porque esta el puerto, en realidad hay pero son sucias.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s